miércoles, 23 de agosto de 2017

“El amor y la furia”, una novela de Alejandro Laurenza


Alejandro Laurenza, un compañero escritor que entrevisté en esta nota respecto a la particular forma en la que comparte su literatura, tuvo la amabilidad de obsequiarme una copia de su novela El amor y la furia.

La historia –cuyo título parece inspirado en El ruido y la furia de Faulkner (quien, a su vez, creó su propio título en base a un verso de Macbeth de Shakespeare)– es una novela fuertemente psicológica, muy introspectiva, que tiene como protagonista a Marcos.

Aparecen otros personajes, pero todos rodean a este torbellino de emociones que es el personaje de Marcos, un porteño joven y perdido debatiéndose lo que quizás sea el tema filosófico más intenso: ¿cuál es nuestro motivo de ser, la razón de vivir en este mundo?

La filosofía japonesa tiene un término específico para esta búsqueda espiritual: Ikigai.

Se corresponde con un centro en el cual una persona logra equilibrar aquello que ama con aquello para lo que es bueno, aquello que el mundo necesita y aquello para lo que le pueden pagar (y ser, por ende, un medio económico de vida). En otras palabras, implica balancear la vocación, la profesión, la pasión y la misión que cada uno siente adentro suyo.

No es cosa fácil, eso está clarísimo.

El amor y la furia nunca hace referencia directa a este concepto japonés, ni tampoco llega a ser tan existencialista, aunque sí esta temática sobre la búsqueda de aquello con lo cual nos sentimos realizados es un leitmotiv en el relato de Marcos y su relación con el resto del mundo: con su mejor amigo Javier, con su familia y con sus dos novias que le conocemos en la novela: Celeste y Eugenia.


Una frase de mitad del libro simplifica un poco estas dos características de la novela: su componente psicológico y la búsqueda de la razón de ser. Piensa el protagonista, a través del narrador:

«Y tal vez el secreto radicara en no pensar demasiado, sin que eso significara tampoco desoír los impulsos del más profundo yo. Quizá todo se resumiera en zambullirse entero en el río tormentoso e inesperado que es la vida, y dejarse llevar blandamente, y bracear sólo un poco cuando las ganas y la intuición lo exigen, y no buscar nada, y no esperar nada

El conflicto se dispara desde la primera hoja con una premisa interesante. Presenciamos el asesinato de un hombre por una mujer; no sabemos las identidades de estas personas. Luego se retorna al pasado para presentar a los personajes y llevarnos, poco a poco, hasta aquel trágico y frenético desenlace.

El misterio de estas identidades se mantiene durante la primera parte de la obra, que ocupa la mitad del desarrollo. Luego aparece un salto temporal de varios años donde terminan de cerrarse los cabos sueltos.

Como historia de desamor (porque más que cualquier otra cosa, es una historia sobre separaciones, y no exclusivamente románticas) se siente muy cercana por la manera en la que Laurenza trabajó a los personajes, que se asemejan mucho a cualquiera de nosotros, con sus virtudes y defectos.


No me quedan dudas de que hay muchos elementos autobiográficos escondidos entre las páginas. Primero porque, de lo poco que conozco al autor, pude identificar algunos. Segundo porque es algo inevitable, y más en las primeras obras literarias. Nos agarramos de lo que conocemos para comenzar a escribir.

Stephen King, por nombrar un ejemplo, no se cansa de ubicar sus historias en su pueblo natal e, incluso, de decorarlas con detalles de su propia vida (el accidente casi fatal que vivió en 1999 le dio forma a muchos de sus escritos y es hasta un giro argumental clave en la trama de una de sus obras más épicas).

Respecto a la forma del texto, no me fascinó el estilo indirecto que utiliza El amor y la furia. Admito que se trata de una cuestión personal. En realidad, el autor utiliza el diálogo libre, que es una variación del estilo indirecto. Esto es: no usa comillas, ni guiones, ni cambia de línea con cada intervención. El diálogo se introduce al lector de forma natural y dentro del párrafo, en medio de la narración.

La novela presenta diálogos mínimos que apenas se limitan a pequeños intercambios. Es el narrador quien se mete en la cabeza de cada personaje para exponer sus pensamientos y emociones.

En mi opinión, el estilo de diálogo libre es muy restrictivo porque no permite darle voz a cada actor en la novela. Hace que todos hablen igual y sin "esencia" (si se quiere), porque su voz se transmite a través del narrador.

Me parece que más diálogos directos entre personajes podrían haber avivado más este relato que está, por momentos, sobrecargado de un narrador entrometido. De todas maneras, ayuda mucho a que fluya la narrativa el hecho de que todos los capítulos son muy breves, de apenas dos o tres hojas.

Laurenza indudablemente tiene madera de escritor y deja fluir bien las ideas. Algunos de sus pasajes tienen una calidad literaria envidiable. Esto no significa que sea una novela perfecta. Existen varios vicios de escritor (inevitables incluso en los más profesionales) y ajustes que podrían revisarse en subsiguientes ediciones.

Escribir es un oficio en el que uno nunca termina de aprender, y siempre hay que andar haciendo ajustes y calibrando los procesos. Por más bueno que uno sea, siempre es preciso una corrección literaria por parte de alguien externo. Hasta Stephen King (siguiendo con su ejemplo) tiene editores y correctores literarios que revisan sus trabajos.

Sin embargo, ni los detalles técnicos ni el uso del diálogo libre evitaron que disfrutara de esta historia. La relación de Marcos y Celeste está bien trabajada (quizás haya sido sólo yo, pero había algo de Horacio Oliveira y La Maga en esa dupla) y me gustó cómo se fue llevando el suspenso hasta el impactante final.


Quienes se animen a darle una oportunidad, El amor y la furia es una lectura contemporánea muy disfrutable que invita a la reflexión y hasta puede servir de disparadora para debates interesantes. No quiero profundizar demasiado en la trama para evitar arruinar algunas sorpresas.

Es una ligera y refrescantemente sincera pequeña novela presentada como fragmentos para una cronología del desamor… y la tragedia. La recomiendo.

Pueden conseguir más información sobre la novela (o consultar de qué forma puede adquirirse) directamente desde la web del autor: Aprendizaje Literario.

***
«La vocación, el destino, el amor agazapado en cualquier esquina. El desconcierto de estar vivos, la ternura, la felicidad transparente y efímera. La razón socavada. El final. La furia. En el asesinato inexplicado de un hombre se inicia esta historia. Y a partir de allí van surgiendo, como en un rompecabezas, las circunstancias que lo hicieron posible

(El amor y la furia. Contratapa)

 ***

Entrevista a Alejandro Laurenza:Cómo ser escritor independiente”.

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás te pueda llegar a interesar...