lunes, 13 de febrero de 2017

Las tres preguntas de León Tolstoi


Quizás no muchos conozcan el nombre Hans Christian Andersen, pero el dinamarqués es uno de los autores de cuentos infantiles más famosos del mundo, con historias célebres como La Sirenita, El patito feo y La reina de las nieves, todas adaptadas al cine por Disney.

(Por si quieren saber, La reina de las nieves fue adaptada en Frozen).

La cuestión es que Andersen solía decir lo siguiente: «Los cuentos (infantiles) sirven para que se duerman los niños, y se despierten los mayores». 

Pero esta nota no es sobre él sino sobre León Tolstoi, quizás el más conocido escritor ruso luego de Dostoievski.

Tolstoi tiene varios cuentos infantiles. Al ruso le gustaba emplearlos como método de enseñanza. De hecho, fundó una escuela para los niños campesinos llamada Yasnaya Polyana (Claro del Bosque).

Su cuento de hadas Las tres preguntas narra la historia de un emperador que pensó un día que si conociera las repuestas a tres interrogantes, podría tener siempre todo bajo control, no se equivocaría en nada y sabría exactamente cómo proceder. Dichas preguntas eran:
  1. ¿Cuál es el momento más oportuno para hacer cada cosa?
  2. ¿Cuál es la gente más importante con la que trabajar?
  3. ¿Cuál es la cosa más importante para hacer en todo momento?

Para obtener las respuestas, anunció que daría una gran recompensa a aquel que pueda ayudarlo. Nadie logró satisfacerlo. Entonces decidió visitar a un sabio ermitaño quien, en lugar de darle el pescado, le enseña a pescar (es decir: lo ayuda a comprender las contestaciones por sí mismo).

Lo interesante de la historia es su mensaje (el texto es una evidente parábola con su correspondiente enseñanza). Nos habla de la necesidad de vivir la vida con intensidad, saboreando cada momento. También se refiere a la importancia de quienes nos rodean y de los beneficios de ser generoso.


Sobre el final de su vida, Tolstoi comenzó a sufrir depresión, y buscaba desesperadamente un propósito. Quería entender el verdadero significado de su existencia. Durante su lucha espiritual se volcó al cristianismo, profesando el amor universal y la resistencia pasiva contra todo mal.

Las tres preguntas del cuento buscan brindar una enseñanza de tipo moral-filosófica. Se basó en varias leyendas religiones y tiene un estilo simple, expresivo. Busca interpretar la idea de la ética cristiana (“ama al prójimo”) y se expande también a algunos mandamientos del Budismo (simplificar la vida, renunciar a lo material, etc).



El relato es sencillo e impactante, especialmente considerando que fue publicado en 1885.

Pueden leerlo en varias páginas de la web (por ejemplo acá: http://www.cop.es/colegiados/M-13106/images/CuentoPreguntas.pdf)

Es cortito y sería una pena arruinarlo. Más bien, propongo que cada uno lo experimente a su manera, a su ritmo. Creo que es un texto que apunta a los más chicos pero que (si se lo permitimos) puede dar lugar a importantes descubrimientos también para los más grandes.

  ACÁ pueden leer el cuento: “Las tres preguntas”. O también verlo de forma online:


***

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan-page: http://www.facebook.com/sivoriluciano. Si te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

1 comentario:

  1. Muy bueno che. No lo conocía, lo escuché en el video que colgaste.
    Me gustó muchísimo igualmente la frase de Andersen, muy aplicable a Los Simpsons.

    Abrazo!

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...