martes, 22 de diciembre de 2015

“Zarabanda nupcial”, un relato de Stephen King

No recuerdo bien dónde leí “Zarabanda nupcial”, uno de mis cuentos preferidos de Stephen King. 

A lo mejor fue en una de las revistas Ellery Queen´s Mystery Magazine que había tiradas en casa (su publicación original fue justamente en esa revista, en diciembre de 1980). Lo cierto es que me parece uno de los mejores de este autor, y también uno de los que más escapa a su literatura tradicional.

Zarabanda Nupcial (título original: The Wedding Gig) es una historia de gángsters contada por un músico de jazz que pertenece a una orquesta contratada para actuar en la boda de la hermana gorda de un capo mafioso.

Aunque recomiendo leerlo en su idioma original (inglés), les comparto un link en español:


Luego de su aparición en la EQMM, formó parte de su segunda antología de cuentos: Skeleton Crew (1985), traducida en latinoamérica como “Historias fantásticas”. Muchas de las historias que contiene no son de terror, sino más bien “extravagantes”.

La recopilación de relatos cortos también incluyó una novela corta, quizás el texto más conocido: “La niebla”, historia que tuvo una muy buena adaptación al cine en el 2007 (dirigida por el genial Frank Darabont). En “La niebla”, un grupo de personas quedan atrapadas cuando una tormenta provoca la liberación de un grupo de experimentos militares en un pequeño poblado de Maine.


No sé por qué me encantó siempre “Zarabanda nupcial”. 

La historia es más bien intrascendente, y sin embargo te deja pensando. Quizás sea porque funciona como una tragedia griega enmascarada y tiene muchos elementos de aquellas clásicas historias.

Está centrada en un chantajista de poca monta, Mike Scollay, quien contrata a la banda de jazz del narrador para tocar en la boda de su hermana Maureen, una gorda de 140 kg. Durante la fiesta, uno de los enemigos de Scollay, el Griego, extorsiona a un hombre para que insulte a Maureen frente a todos los invitados. Poco tiempo despues, Mike es acribillado a tiros por los hombres del Griego.

A partir de aquel fatídico evento, Maureen toma control del negocio, convirtiéndolo en un gran imperio criminal, y busca venganza contra los asesinos de su hermano.

Se habrá notado que hay algo de “El Padrino” en esta historia. Desconozco si King quiso hacer un homenaje, una parodia (porque hay muchos elementos satiríticos y humorísticos en el texto) o si simplemente tuvo ganas de relatar una historia de gángsters. “El Padrino” está tan inmerso en la cultura popular que es difícil que alguna historia del estilo no tenga una vibra similar.

Algo loco de “Zarabanda nupcial” es que al inicio da la impresión de que los miembros de la banda de jazz van a ser los protagonistas de la historia. En realidad, aunque el narrador forma parte de la banda, el grupo actúa más bien como el coro griego de las obras de teatro de aquella época. Simplemente observan los hechos desde afuera y los narran como fueron sucediendo.

El final te toma desprevenido, la prosa está muy bien armada (como nos tiene acostumbrados el autor) y los personajes son interesantes. Me pareció un concepto original esto de tener a una mujer obesa como jefa de un grupo mafioso, y se ejecuta a la perfección. Si tienen oportunidad, péguenle una leída a esta historia poco convencional del maestro. ¡Hasta la próxima!

………………………………………………………………………………………………….


………………………………………………………………………………………………….


 Podés seguir las nuevas notas y novedades (además de humor y críticas de cine) en mi fan—page: http://www.facebook.com/sivorilucianoSi te gustó, ¡compartilo o dejá un comentario!

2 comentarios:

  1. ¿Tiene este autor alguna historia convencional?
    En esta historia lo paródico y satírico contrarresta los elementos trágicos. Y elementos como el mal gusto musical de la hermana de Mike Scollay, según el músico de jazz.
    Tal vez hubiera funcionado mejor con una mujer patologicamente delgada, con trastorno de alimentación.
    Y me parece que sería interesante, si Stephen King no la escribió, la historia del hombre chanteajeado para insultar, con su esposa prisionera.
    Me gustó La estación de lluvias y otros desvarios. Especialmente el relato que da título a la breve antologia como La gente de las diez.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena recomendación para agendar, Demiurgo. Se agradece.

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...