lunes, 27 de enero de 2014

Espacios en blanco: “Room 237”, un documental sobre “El Resplandor”


Esto fue lo que pasó. Me disponía a hacer algo productivo en una mañana de domingo cuando me dije: “vamos a ver un ratito de Room 237, a ver qué tal está”. 15 minutos después seguía hipnotizado por el delirio de un documental que alterna entre el suspenso, lo esotérico, la filosofía y las teorías conspirativas. 45 minutos más tarde decidí rendirme y puse la pava al fuego, dispuesto a acompañar el documental con unos buenos mates. Aquella visión tan excéntrica de la obra maestra de Stanley Kubrick (“El Resplandor”, 1980) me había hechizado por completo.

Umberto Eco hablaba de que un texto está plagado de espacios en blanco, de intersticios que hay que rellenar. Lo mismo podría aplicarse al cine: una película se emite siempre para que alguien la actualice, la complete. Lo que el director pretende no siempre es lo que el espectador concibe. 

Toda película quiere dejar al espectador la iniciativa interpretativa. Nuestro bagaje cultural individual y las experiencias vividas definen una forma muy particular de entender el séptimo arte.


En “Room 237”, la genial labor del director fue ilustrar las interpretaciones directamente como montajes, con las secuencias en que se basan. Ese hecho –sumado al gran acierto de no mostrar nunca las caras de los autores– cautiva y maravilla. Hay muchas ideas interesantes como la presencia del número 42 (relacionado con la kabbalah), la ventana imposible, la relación con los laberintos y el minotauro o las interpretaciones sobre Danny a lo largo de la historia. Claro… ¡hay también otras teorías que están completamente tomadas de los pelos!


Son muchas las películas que miro para luego preguntarme: ¿qué me quiso decir? No me refiero a los mensajes ocultos de los Illuminati o las supuestas referencias al 9/11. Hablo de un nivel más conceptual. La Idea detrás de la Idea. El Cine detrás del Cine.  “Sexto Sentido” es un gran ejemplo. Cada vez que la veo encuentro nuevos significados. Shyamalan, sin entrar en detalles de su curiosa y trágica historia como cineasta, presenta una historia que es mucho más que un “thriller de fantasmas”. 


Es sobre comunicar los miedos, sobre las consecuencias de tener adultos que “no escuchan”. Nos enseña que los niños tienen MUCHO para decir y reflexiona sobre el horror de no poder ayudar a un hijo a superar sus temores.

Aunque no lo crean, “Sexto Sentido” tiene más tela para cortar que Matrix y Evangelion combinabas. Una escena que me encanta es cuando Haley Joel sube las escaleras para buscar el globo rojo.  Esa escalera representa una ascensión a otra realidad también. A partir de esa anagnórisis, Haley Joel reconoce qué es lo que le piden los fantasmas, comienza a “abrazar su destino”, de alguna forma. ¿Notaron, por ejemplo, que la historia tiene lugar en Halloween? Shyamalan le da una importancia a todo: las sombras como conexión con los muertos, los espejos y vidrios (Bruce Willis ve muchas cosas “a través” de un vidrio). Si vuelven a verla, presten atención a las puertas y ventanas, como funcionan como entradas simbólicas a otras dimensiones. El significado de una puerta cerrada es clave durante toda la historia.

Shyamalan prestaba atención a los detalles, en la época en la que sabía hacer una película. Tomemos los colores. En “El Protegido” es el violeta de Samuel Jackson, en “La Aldea” el amarillo. En “Sexto sentidoel rojo tiene un simbolismo clave. Una segunda mirada nos permite darnos cuenta del rol que juega en la trama. La carpa que se había armado Haley Joel era roja, también las puertas de la iglesia, velas, el sweater de la madre de Haley Joel al final de la película. El color rojo representa la conexión con ese mundo de los muertos… recuerdo también que la esposa de Bruce Willis usaba mucha ropa roja.


Este tipo de películas que generan delirios y debates son interesantes porque podemos encontrar un nuevo sentido con cada mirada. Cada nuevo espectador llena los espacios dejados en blanco por el creador.

En Donnie Darko se afirma que el mundo va a terminar en 28 días, 6 horas, 42 minutos y 12 segundos. Sumando todos los dígitos encontramos el número 88. La película sucede en 1988 y hay muchas menciones a ese número. Recordemos que 88 mph era la velocidad que necesitaba el DeLorean para viajar en el tiempo. ¡Y ni hablar de las alegorías con Dios y el cristianismo!

Cada vez que releo “Casa tomada”, un cuento que Cortázar soñó, me doy cuenta de la gran capacidad del hombre para crear historias conceptuales, universales, existenciales con la que cualquier ser humano logra identificarse. 

¿...Qué tan profundo llega el agujero de conejo

Disney también tiene la culpa de que siempre vuelva a ver sus películas con otro tono, analizando la Idea detrás de la Idea. “La Bella y la Bestia” es una de las películas más simbólicas que alguna vez produjo. Llena de colores y accesorios que representan siempre algo más grande. La historia de “La Sirenita” podría ser una poderosa metáfora para la “sagrada femineidad”. 


¿Y qué me dicen sobre ”El Rey León”? ¿Es una metáfora universal de la lucha entre el bien y el mal, una alegoría del régimen nazi, una parábola endulzada con fines didácticos?

Me pregunto si será posible tragarse la pastilla roja para ver “la Verdad” detrás de cada cinta, de cada libro, de cada historia. Me gusta acercarme a la realidad con un signo de pregunta. 

Me gusta pensar que con cada pequeña cosa que vemos a través de una pantalla, aprendemos, evolucionamos, reflexionamos y nos replanteamos nuestra propia forma de percibir el mundo.

Así, ver cine es siempre mucho más placentero.

LA PROPUESTA: ¿Qué películas los dejaron pensando en sus interpretaciones y significados? ¿Cuál vuelven siempre a ver y le encuentran otra forma de entenderla? ¡Dejen sus comentarios!



6 comentarios:

  1. Excelente el post, Luciano. El tema de los colores en obras de Shyamalan (en las buenas obras que supo hacer, jeje) es muy interesante, cómo juega con el simbolismo.
    Donnie Darko me quemó la cabeza cada vez que la vi, lo bueno es que a ese tipo de películas con cada visionado le encontrás nuevos detalles.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te cuento la verdad de lo que pasó con Shyamalan, porque pocos lo saben.
      Luego de The Village (2004), su última gran película, Night estaba en la cima... era director consagrado. Pero eso no alcanzaba... ¿hasta dónde iba a llegar su éxito? ¿Cómo sería su vida 20 años después? ¿Hasta qué punto lo creerían un Dios?

      Para responder a tan existencial interrogante, diseñó una máquina del tiempo y viajó 20 años al futuro, donde descubrió una verdad desgarradora. El Night del futuro era pobre y desahuciado. Hacía publicidad para pañales con bebes interracionales en Mongolia y apenas le alcanzaba el sueldo para tener internet wifi 1 mega. Su esposa lo había dejado por Brad Pitt (que ahora vivía “a lo Hefner” con 30 mujeres, entre actrices, modelos y Sofía Gala).

      Destrozado, Night del pasado se enfrentó con su futuro en una mortal batalla en cámara lenta… y, como resultado, Night del futuro lo asesinó solo para tomar prestada la máquina del tiempo y tener la posibilidad de rehacer su vida… obtener ese futuro que él se merecía. Night del futuro volvió al 2004, aunque rápidamente comprendió una realidad devastadora (#giro Shyamalaneano en 3…2 …#): ya no sabía dirigir, ni escribir, ni siquiera crear historias originales. Los fracasos se acumularon; uno tras otro, los amantes del buen cine lo bajaron de “director clase B” a “director de películas de Van Damme”. Pronto fue “director de películas indias habladas en chino y protagonizadas por Andrea del Boca”.

      Finalmente, cerrando un hermoso círculo de tortura, viajó a Mongolia para hacer aquello que sabía hacer, el único don que la vida le había otorgado: publicidad interracial para pañales.

      #True Story.

      Eliminar
  2. ¡Veo que debo actualizar mi agenda cinéfila!. Una película que redescubrí de "grande" y que me sorprendió por sus connotaciones es, precisamente, "Big" con Tom Hanks. Hay componentes muy trágicos en la historia del niño que quiere dejar atrás una época a la que muchos desearían volver. Voy a verla de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Big" es una linda película, pero la vi hace tantos años que, sinceramente, no podría analizarla hoy más que por una comedia con toques dramáticos. Pero si decís que tiene elementos para reflexionar, quizás vuelva a verla... al fin y al cabo, es un grande Tom Hanks! Salutes!

      Eliminar
  3. Ah... como siempre, disfruto de tus "Criticas Express" ! Muy buena... espero la próxima.. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bruce! Sabía que te iba a interesar. El documental "Room 237" está muy piola!

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...