jueves, 15 de agosto de 2013

Instrucciones para aconsejar a través de frases


Dejando de lado los motivos, atengámonos a la forma correcta de armar frases reflexivas. Comience por pensar en dos palabras emocionalmente fuertes.  Tómese –por decir algo– "duda" y "poder". Denomínelas "A" y "B". Llegada la inspiración, sentirá una contracción en su pecho; no debe alarmarse, no es sino normal. 

Procederá a utilizar la siguiente fórmula axiomática “A y B => B y A” para formar su poética reflexión. Con suavidad, abra la boca y, manteniendo una mirada seria sobre su interlocutor, pronuncie: "Si dudás (A) de tu poder (B), tendrás poder (B) sobre la duda (A)". Si oye (pero esto ocurrirá un tiempo después) algo como un paisaje sumido en el silencio, todo ha salido bien.

Otros ejemplos que puede considerar para su análisis (identifique el uso metódico de la fórmula anteriormente enunciada):

"El descubrimiento de la fortaleza, implica fortalecer el descubrir."
"La verdad de la perseverancia se encuentra perseverando con la verdad."
"Una correspondencia de valentía, es corresponder ante los valientes."


El efecto tiende a enriquecerse atribuyendo sus palabras a una persona de reconocida (y comprobada) fama. Entiéndase: Jorge Luis Borges, Morgan Freeman o el célebre Bob Marley. Así, se sorprenderá al filosofar que:

"La felicidad del encuentro, es encontrar la felicidad." (Bob Marley).

¿Qué más quiere, qué más quiere? Sus palabras serán valoradas más que una piedra preciosa. Duración media del asombro de su público: cuatro minutos. 

FIN   ̴ 


Nota: texto fuertemente inspirado en “Historias de cronopios y de famas” (Julio Cortázar)



¡Si les divirtió la minificción, háganmelo saber con un comentario y compartiéndolo! Pueden leer más relatos de mi autoría en este link o enterarse sobre mi novela en este otro. ¡SALUDOS!

9 comentarios:

  1. Ya sigo tú blog desde hace un tiempillo. Me gusta mucho como lo tienes estructurado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, gracias gracias!! Seguiré así entonces! =)

      Eliminar
  2. Distando de ese manto ambiguo, gris-acre de Cortázar; pero conservando la ironía y sutileza del maestro. Gran trabajo, gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  3. Demasiado copia de Cortázar. Demasiado no es bueno.

    ResponderEliminar
  4. gracias por el tiempo que ocupas en tu blog, es un deleite para mi espíritu leerlo, desde Chile un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y gracias a vos por tan cordial saludo. Así dan ganas de seguir. (Gran país Chile).

      Eliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...