lunes, 24 de septiembre de 2012

Gigantes de papel: e-books contra libros “tradicionales”


En una época donde lidera la microlectura, donde a los niños les da “vergüenza” admitir que leen y donde "uno ya no es dueño de las cosas, sólo compra el derecho a usarlas" (particularmente lo digital como libros, música, etc.) me puse a filosofar si los libros desaparecerán en algún momento. ¿Llegará un momento en el que nuestra presente se cruce con el futuro apocalíptico de que muestra Ray en “Fahrenheit 451”?

Ciertamente tanto los libros “tradicionales” como los “electrónicos” tienen sus pros y sus contras. Los defensores de leer a través de pantallas electrónicas (…que son cada vez más) tienen argumentos muy interesantes. 

En efecto, un libro electrónico no tiene peso (físicamente hablando) y no atenta contra la naturaleza (más libros electrónicos implican menos árboles talados, ¿right?). Además, no ocupa lugar (lo sabrá cualquiera que, como yo, haya tenido que utilizar más de dos cajas para mudar libros de un departamento a otro), se pueden ordenar de forma sencilla y hasta tienen luz propia. Las descargas electrónicas son bien económicas e incluso los “clásicos” ya circulan por internet de forma libre y gratuita.

Con tantos puntos a favor, pareciera que los e-books tienen todo el potencial para ganar la épica batalla. Pero #BookLoverModeOn# la realidad es que el libro en papel sigue siendo un objeto tangible con una textura, olor, color y diseños propios. Es mucho más amigable y cálido y esas son virtudes con las que un e-book no puede competir. Es cierto que se precisa luz (sea natural o artificial) para poder disfrutar de uno, pero no precisa electricidad de ningún tipo y puede leerse en cualquier posición y momento. Inclusive en materia de seguridad, es más durable y menos arriesgado tener un libro impreso. La lluvia no lo termina de arruinar y si se cae lo más probable es que no se rompa, y hoy en día no conozco ladrón desesperado por robarme mi copia de “El mundo de Sofía” o “La sombra del viento”.

Un libro es un poco como una pareja: es posible tenerlo entre tus brazos, pasear con él, abrirlo y cerrarlo en cualquier circunstancia, además de que siempre está disponible. Su olor a papel y tinta es demasiado particular. En definitiva, y como siempre, pienso que ambos estilos deben fundirse; no hay que negarse a la tecnología, siempre es de gran ayuda y un libro digital resulta incluso ecológico. Pero un libro tradicional te invita a que lo leas… con un libro electrónico es imposible sentir el olor del papel, ese crujido que hace cuando lo abrís, la sensación al tacto de las páginas, el peso y hasta el relieve de la cubierta. La verdad es que un libro es más que un libro: es una fiesta para todos los sentidos.

¿Qué prefiero yo? He leído e-books pero siempre los imprimí… no puedo leer de una pantalla, ¡supongo que siempre seré un clasiquero!


"Un libro abierto es un cerebro que habla;
… cerrado, un amigo que espera;
… olvidado, un alma que perdona;
… destruido, un corazón que llora." 

(Proverbio hindú)

5 comentarios:

  1. Muy bueno tu articulo!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias! "Anónimo"... como siempre les digo a todos, te invito a seguirme en mi página!!

    www.facebook.com/sivoriluciano

    Acepto tus sugerencias, comentarios y opiniones!! Abrazo! =)

    ResponderEliminar
  3. Hola ante todo felicitarte por tu blog, yo también leo el blog de literautas que también es interesante. Me gusta mucho leer libros de papel y hace poco me compré una Kindle, y puedo decir que las ventajas que le encontré además de las que mencionas es que es ideal para leer libros "pesados" de acostado, cosa que con los de papel resultaría muy incómodo. Otras ventajas son poder conseguir libros que en papel serían muy costosos o difíciles de conseguir.
    También hay que decir que no es lo mismo leer desde cualquier pantalla electrónica, los dispositivos de "tinta electrónica" (kindle, papyre, etc) son mucho mejores que las pantallas de tablets o ipads.
    Igualmente también no dejé de leer libros de papel, por todas las cualidades que describiste muy bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Walter por el comentario!! Este post lo escribí en una época en la que estaba considerando comprar el Kindle Fire, al final desistí. Tengo demasiados libros "de papel" para leer aún!!

      ¿Tmb participás de los talleres de Literautas? Los encuentro muy divertidos mes a mes. Quizás hasta hayamos leído algo del otro! Mis textos siempre los cuelgo acá en el blog (los podés buscar en la categoría "mis cuentos").

      ¡Espero que puedas seguir recorriendo el blog!

      Un saludo grande.

      Eliminar
  4. Seguiré recorriendo tu blog!, veo que hay varios libros de los que comentás que yo también leí o planeo leer: Rebelión en la granja, 1984, El fin de la eternidad, El principito, Un cuento de navidad, El hombre ilustrado, Fahrenheit 451, y alguno más.

    Todavía no participé del taller de Literautas pero pienso hacerlo en algún momento.

    Un dato: la Kindle Fire es una tablet y si la vas a usar solamente para leer no te conviene por un tema de que la pantalla cansa la vista (aunque es buena para leer comics). La kindle tradicional tiene un color mate y se ve muy similar a la hoja de un libro normal, la batería dura dos meses y además no te distraes porque no tiene juegos. Y bueno, no sigo porque no quiero parecer un vendedor de kindle, jaja.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Quizás te pueda llegar a interesar...